91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

La declaración Nostra Aetate abrió una época de entendimiento entre ambas religiones

Centro de Estudios Judeo Cristianos 28-10-2014006Comillas fue el marco en el que el Centro de Estudios Judeo-Cristianos celebró el 50 aniversario de la Nostra Aetate, una declaración de apenas 500 palabras que hace medio siglo normalizó las relaciones entre la iglesia católica y la judaica. Bajo el título de “Dos papas santos para el diálogo judeocristiano”, los ponentes destacaron el papel de Juan XXIII y Juan Pablo II en la normalización de relaciones entre ambas creencias, que son dos caras de la misma moneda. Y ahora, en palabras del Papa Francisco, hay que “seguir trabajando para que décadas de desencuentro confluyan en un abrazo”.

El acto fue un homenaje al esfuerzo que ambos pontífices realizaron para eliminar las diferencias con los judíos. “No había diálogo, sino una falta de respeto, desprecio y matanzas”, dijo Mayte Rodríguez Abad, Directora del Centro de Estudios Judeo-Cristianos, tras pedir un minuto de silencio “por los hermanos cristianos masacrados en Oriente Medio y por el reciente atentado de Jerusalén”.

Juan XXIII fue el primero en proponer un documento en el Concilio Vaticano II que reparaba siglos de hostilidad y persecución del judaísmo, al que la Iglesia católica acusaba de deicida. Con la Nostra Aetate, “se superó la indiferencia, los prejuicios y la incomprensión del pasado”, aseveró Rodríguez Abad, mientras Isaac Querub, Presidente de la Federación de las Comunidades Judías en España, recordaba que “Juan XXIII eliminó la descripción de los judíos como pérfidos, repudió la acusación de deicidio, castigó el antisemitismo y reconoció la raíz judaica del cristianismo”.

Unas raíces que confirmó Gabino Uríbarri, SJ, Decano de la Facultad de Teología de Comillas, nombrado por el Papa miembro de la Comisión Teológica Internacional. “Jesús fue judío”, dijo, y añadió que “San Ignacio decía que le hubiera gustado ser descendiente de judíos”. De hecho, “ambos pueblos tienen el mismo origen y el mismo fin, así como un patrimonio espiritual común”, como dejó patente Pedro Rodríguez Panizo, profesor de la Facultad de Teología de Comillas. Según este ponente, la declaración Nostra Aetate “es un documento muy importante, pues para muchos es el corazón del Concilio Vaticano II”.

Una mirada diferente

Los ponentes recordaron que el Papa Francisco dijo en 2013 que “los cristianos no podemos considerar el judaísmo como una religión ajena”. Una afirmación que, según Querub, en España ha encontrado mucha resistencia a lo largo de años por “falta de formación del clero sobre las relaciones judeocristianas”. En esta línea, la comprensión de la situación en España, así como las relaciones entre ambas religiones, se consolida. Como anunció Rodríguez Abad, “ya se ha propuesto a la Conferencia Episcopal y a los representantes de los 16.000 judíos que viven en España, reuniones periódicas que afirmen las relaciones y que ahonden en el espíritu de la Nostra Aetate”.

Francisco Javier Fernández Vallina, Director del Departamento de Estudios Hebreos y Arameos de la Universidad Complutense, hizo referencia a la conferencia de Seelisberg en 1947, precursora de la Nostra Aetate, donde “se organizó una nueva mirada al judío para crear un nosotros diferente”. Fernández Vallina, que recordó el contexto político y social que imperaba en el mundo (Guerra Fría, democracias cada vez más sólidas, muchas dictaduras…), subrayó el importante papel de Pablo VI tras la muerte de Juan XXIII, ya que continuó con el espíritu de la declaración. “Tuvo un papel central; sin él, el Concilio Vaticano II no podría haberse concluido y no existiría la Nostra Aetate”, opinó Rodríguez Panizo. El documento, además, sirvió, además de poner en relieve el judaísmo, para “reconocer los valores del Islam”.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.