91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

En los Encuentros Inside, Soledad Herrero, profesional de la ONU y antigua alumna, habló de las oportunidades laborales en organismos internacionales

Conferencia INSIDE Soledad Herrero 15-10-2014017Los 56 alumnos de los Programas Inside 2014 recibieron sus diplomas en un acto presidido por Ana García Mina, Vicerrectora de Servicios a la Comunidad Universitaria y Estudiantes, con la participación de Amparo Hernández, Directora del Servicio de Relaciones Internacionales; José M. Herrero, Director de los programas en Estados Unidos; Ángel  Óscar Corona, profesor de la Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia “San Juan de Dios”, y Pablo Ayala, investigador del Instituto de Investigación Tecnológica de Comillas. Más de 900 estudiantes, de Comillas y otras universidades españolas y extranjeras, han cursado los Programas Inside a lo largo de sus 12 años de existencia. Esta experiencia les ha ofrecido la oportunidad  de  conocer el funcionamiento de instituciones y entidades públicas y privadas en Estados Unidos, Kenia y China,  y de acceder a oportunidades de empleo y prácticas en ellas.

Dos antiguas alumnas de los programas, Esther Rodriguez Fernandez, consultora del Banco Interamericano de Desarrollo, y Soledad Herrero Lamo de Espinosa, Oficial Senior de las Naciones Unidas, dirigieron unas palabras a los asistentes y animaron a los estudiantes a desarrollar su carrera profesional en organismos internacionales.

Precisamente, Soledad Herrero fue la encargada de inaugurar el ciclo de Encuentros Inside, con una ponencia sobre las oportunidades laborales en la ONU. “Dedicación en la construcción del perfil profesional, paciencia y determinación” son las claves para encontrar un puesto en este ámbito, dijo a los alumnos que llenaron la Sala de Conferencias para escucharla.

Su exposición comenzó con unos apuntes generales sobre la ONU y su complejo entramado de organismos y agencias. “Trabajo en lo que creo y creo en lo que trabajo”, dijo. Además, hizo una encendida defensa de la organización: “las Naciones Unidas serán imperfectas, podrán cambiar de nombre, pero son necesarias”.

Soledad, que es antigua alumna de Derecho y de Administración y Dirección de Empresas (E-3)  y participó en el curso de Washington Inside en 2004, tiene una amplia trayectoria en el campo de las relaciones internacionales, la asistencia humanitaria,  los derechos humanos y el desarrollo. Ha trabajado en países como Malawi, Panamá,  Colombia,  Sudán,  Egipto y Nueva York,  la mayoría con la ONU.

Relató su propia experiencia laboral, que aunque no es representativa del total de trabajadores de la ONU, comparte ciertos elementos con todos: movilidad, disponibilidad, condiciones de vida y seguridad precarias. Con todo, se trata de “una carrera profundamente fascinante, un trabajo único en el que cada día es distinto”.

Expuso las líneas generales del sistema de contratación y resumió las principales vías de entrada en la organización. “Es más fácil encontrar oportunidades sobre el terreno”, advirtió, al tiempo que animaba a los alumnos a tomar la iniciativa. Un máster, idiomas, experiencias internacionales y sobre el terreno, son los mínimos para desarrollar una carrera en la ONU, a partir de ahí todo suma. En su caso, tuvo siempre claro que quería trabajar en el ámbito internacional, hizo prácticas, voluntariado y fue erasmus durante la carrera, pero el punto de inflexión lo marcó su experiencia en un Inside, que le permitió conocer de primera mano el trabajo de los organismos internacionales. “Id a por ello, vale la pena”, animó a la audiencia.

José Francisco Giménez Sánchez es otro joven profesional que después de participar en un Inside continua su trayectoria en la ONU. Cursó el programa Inside Washington en 2014 y ahora trabaja con la organización en su país, Nicaragua. Pese a haber recibido una beca de un 50 por ciento, tuvo que hacer un esfuerzo considerable para cubrir el coste restante y los gastos de estancia, sin embargo, asegura que ha merecido la pena y “ha sido una experiencia maravillosa”. “Viniendo de Nicaragua, de una ciudad tan complicada como Managua, poder pasar tres semanas en Washington DC es una experiencia impresionante. Es una ciudad cosmopolita en la que se mueve la política internacional, las grandes empresas, corporaciones, instituciones, organismos internacionales…, está todo concentrado en esta ciudad, y el curso permite vivir todo esto de una manera intensa”, escribió en la memoria final de su programa.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.