91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Segunda-sesión ciclo-IJ El profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (ICADE) Raúl González Fabre, SJ, impartió la segunda conferencia del ciclo de diálogo "Por la regeneración de la vida pública en España", organizado por el Proyecto Universidad I+J, en colaboración con el Grupo de Ética de las Profesiones. Con Pablo Carbajosa, Coordinador del Club de Debate como moderador, González Fabre analizó el papel de los agentes políticos y económicos en la vida pública, a la luz de la declaración "Por la regeneración de la vida pública en España", que presentó el año pasado Unijes. A su juicio, se trata de un documento contracorriente, porque sitúa lo político por delante de lo económico.

 

"Nuestra política, en el día a día, está dirigida a tener éxito en el mercado global", dijo. Siguiendo un razonamiento heurístico, nos proponemos cambiar aquello que podemos cambiar, aunque no sea lo que queremos cambiar; por eso, aunque nos gustaría cambiar los mercados globales, hacemos cambiar los gobiernos nacionales. Siendo conscientes de esto hecho, debemos preguntarnos qué cambios en el sistema español nos van a hacer más eficientes en el sistema global, planteó.

 

Los rectores de Unijes dicen que la política está al servicio del bien común, de un proyecto moral de la sociedad estrechamente ligado a la ética, y lo hacen siguiendo la línea tradicional del pensamiento social cristiano. Sin embargo, "el documento afirma algo que parece obvio, en un terreno que es todo menos obvio". La declaración defiende la primacía de la política sobre la economía, un posicionamiento contracorriente, alejado de lo evidente. Para González Fabre, "esta prioridad de lo político sobre lo económico es de la ética sobre la necesidad". Mientras los liberales defienden que la economía es el lugar de la libertad, la práctica nos indica lo contrario: que la política, al menos como la defiende Unijes, es el lugar en el que podemos actuar libremente.


Los intentos de reforma son recurrentes en los últimos siglos, porque a la modernidad le cuesta mucho entrar en España, explicó. En la base de esta situación está lo que denominó "familismo", el hecho de que las relaciones personales puedan con las legales, de manera sistemática y moral. El sentido de la moralidad que tenemos es tribal, está antes ayudar a mis amigos que seguir las leyes, lo que explicaría también las ineficiencias de la Administración Pública: "Se ha diseñado un sistema burocrático para funcionar por reglas, que en realidad se alimenta de relaciones personales". Por tanto, la moralidad confusa de lo público se produce por la convivencia, si no superioridad, de relaciones personales y ley.

 

Otro punto importante de su exposición fue el sujeto al que se dirige la declaración de Unijes que, aunque parece hecha urbi et orbe, debería tener un objetivo claro. En su opinión, ese público deben ser tanto quienes hacen las leyes como aquellos que tienen la capacidad de influir sobre ellos. La universidad tiene que actuar de puente entre las clases dirigentes y los agentes con voluntad de transformación, para conseguir que se produzca una reforma y no estalle la revolución.

 

Centrado en el papel de las universidades jesuitas y, en concreto, de Comillas, señaló que la acción de educar es también contracorriente: "Somos una pieza de contracultura". Este papel era distinto hace 40 años, pero no porque hayan cambiado las universidades, sino porque lo ha hecho el mundo, en el que ya no importan los valores que se quieren enseñar. A esto se suma la inexistencia de una ciencia moralmente coherente: a lo largo de la carrera, los alumnos escuchan, sucesivamente, "maximízate tú, maximiza tu empresa y ten en cuenta a todos". "Una de las conversaciones teóricas más importantes que se deben mantener está entre estos tres mensajes, que deben ser discutidos explícitamente por los profesores", afirmó.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.