91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

 

Alumnos Magisterio grandeCatorce alumnas de cuarto curso de Educación Infantil y de Educación Primaria acaban de terminar un periodo de prácticas curriculares intensivas de cinco semanas en Bélgica, Francia, Italia, Irlanda y Estados Unidos, con las mismas condiciones pedagógicas de control que tienen cuando hacen prácticas en Madrid, durante los cuatro cursos de estos grados.

 Estas prácticas internacionales, implantadas por primera vez en este curso del 13 de enero al 14 de febrero, tienen su origen en los convenios de cooperación educativa gestionados por el área de relaciones internacionales de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, de Comillas, fundamentalmente, con colegios de la Jesuit European Comittee for Primary and Secondary Education (Jecse). Hasta el momento, se han suscrito acuerdos con ocho centros escolares de Erpent, Mons y Ciply (Bélgica), Toulouse y Lyon (Francia), Brescia y Messina (Italia), Belfast (Irlanda), y con la embajada española en Washington, con una oferta total de casi 30 plazas.

Este programa de prácticas curriculares permite que los futuros maestros desarrollen competencias docentes en un entorno internacional a través de la observación y la intervención, que conozcan la estructura del sistema educativo de otro país y la vida en su escuela, así como mejorar el idioma del país de acogida, señala Juan Carlos Torre, responsable académico de ambos grados. “Aunque nuestros alumnos no conozcan suficientemente la lengua del lugar, pueden intervenir en las clases de inglés, que todos manejan muy bien”, agrega.

“Estas prácticas son una oportunidad añadida para quienes han estado de Erasmus, y una nueva opción para los que no han salido de intercambio, que pueden así tener una experiencia internacional de un mes en alojamientos asequibles. Las prácticas internacionales enriquecen la competencia educadora para enseñar a niños de todo el mundo, que es una situación posible en el propio país del profesor, y amplía su perspectiva y su flexibilidad docente”, añade Torre.

Esta oferta de prácticas es singular en el sistema de enseñanza del magisterio en España. Se diferencia de otros modelos porque la gestión se hace desde la universidad y porque la supervisión académica es permanente, como si el alumno hiciera sus prácticas en su facultad. “Es un plus pedagógico que forma parte de nuestro modelo, y lo único que cambia es el lugar donde se hacen las prácticas”, subraya Torre.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.