91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 


Noti ID230

El Ministro de Economía, Luis de Guindos, participó en el Aula de Opinión de la universidad con una conferencia titulada "La economía española: balance y perspectivas". El acto, presidido por el Rector, Julio L. Martínez, SJ, y moderado por el Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (ICADE), Alfredo Arahuetes, fue seguido por más de mil personas, entre miembros de la comunidad universitaria y alumnos de otras universidades, tanto en el Aula Magna, como en otras salas en las que se proyectó en directo.

De Guindos comenzó su intervención recorriendo el camino desde la situación previa a su llegada al Gobierno hasta el momento actual. "El rescate era inminente, nadie confiaba en nosotros", y el país acumulaba numerosos desequilibrios económicos, muchos arrastrados de los tiempos de bonanza, que nos llevaron a una situación insostenible. "No nos han rescatado, pero no hay ningún otro país con nuestra tasa de paro", reconoció.  Además, a diferencia de nuestro entorno, no hemos tenido ningún  año de recuperación. Ante esta situación, y para responder a las demandas de los mercados internacionales, la mejor herramienta que pudo emplear fue, según De Guindos, la verdad: "En el sistema financiero fue mucho más importante la transparencia, y reconocer la realidad, que las provisiones de capital".

Hoy, "seguimos en crisis, pero hemos salido de la recesión", aseguró. Según sus previsiones, el año 2014 será el primero con crecimiento visible, del 1 por ciento, y creación de empleo. No obstante, "seguimos teniendo enormes desequilibrios, como el endeudamiento privado, la deuda con el exterior o el déficit público". Para resolverlo, "hay que actuar sobre las palancas que permitirán su reducción". Estas áreas de actuación son el aumento de la competitividad, "que ya ha tenido ganancias vía costes laborales"; la eliminación de barreras administrativas y de otro tipo, "somos un país con un corporativismo excesivo", o el proceso de internacionalización de la economía, en el que también hay avances.

La parte mala de la crisis, el sufrimiento de tantas familias, es indiscutible dijo el Ministro, pero también hay una parte buena, la que nos permite aprender de nuestras equivocaciones para resolver los problemas. "Hemos cometido muchos errores y excesos, pero la mayoría ya están purgados", sentenció. Además, y antes de terminar su ponencia, hizo un llamamiento a los estudiantes, pidiéndoles su "esfuerzo futuro para sacar la economía de esta situación".

Turno de preguntas

Tras la conferencia comenzó el turno de preguntas, en el que los alumnos y otros miembros de la comunidad universitaria expusieron sus dudas al Ministro sobre temas de coyuntura económica, pero también de política general y actualidad. La primera fue sobre la economía sumergida. "¡Qué te va a decir el Ministro de Economía sobre la economía sumergida!", exclamó al responder. Este fenómeno, afirmó, produce una desventaja competitiva, "no pagar no es una ventaja", hacerlo contribuye al interés general, que en este momento pasa por que el país se recupere.

Varios alumnos plantearon cuestiones relacionadas con las pensiones, la sostenibilidad y el futuro del sistema. A corto plazo, estos temas pasan por la necesidad de generar empleo y, en el medio plazo, habrá que contar con el efecto de las medidas puestas en marcha, como el retraso en la edad de jubilación, la penalización de la jubilación anticipada y el denominado factor de sostenibilidad. "El sistema de pensiones forma parte del contrato social que nos hemos dado los españoles", afirmó, y, con los ajustes necesarios, puede sostenerse. 

Fue interpelado, en varias ocasiones, por la deuda pública, lo que aprovechó para alabar el trabajo de su compañero en el Gobierno, el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, que está "poniendo en orden las cuentas". La relación entre la deuda pública y el PIB aún tiene que mejorar pero, en su opinión, los mercados están valorando más la capacidad de crecimiento del país a medio y largo plazo. Preguntado por la reforma fiscal, admitió que en nuestro país se pagan "muchos impuestos" y que, cuando la diferencia entre el tipo impositivo nominal de las grandes empresas y el que luego pagan es tan grande, "algo debe hacerse".

Antes de ser Ministro, De Guindos tuvo un papel relevante en el sector financiero, por lo que uno de los alumnos le interrogó por la burbuja crediticia. Esta anomalía, respondió, se produjo por unos tipos de interés demasiado bajos durante demasiado tiempo, lo que hizo que se perdiera la percepción del riesgo.

La gestión de las cajas de ahorro y la situación de las entidades nacionalizadas centraron otra serie de preguntas. "Aquí no se han rescatado los bancos, sino a los depositantes", aseguró con rotundidad. La banca nacionalizada se dirige ahora de forma más profesional, añadió, "yo no me meto en la gestión, he buscado a gestores responsables". Muy crítico con el gobierno corporativo previo a la crisis, mostró su descontento con las pensiones e indemnizaciones de algunos directivos, o con productos como las preferentes. Sobre el caso concreto de Bankia y su eventual privatización, no tuvo dudas: "Es nuestra obligación recuperar la inversión del fondo de rescate a la banca". "Estoy seguro de que Bankia nos va a dar sorpresas muy pronto", añadió.

"Se habla mucho de cómo afectará su independencia a Cataluña pero, ¿cómo afectará a España?", le preguntaron. "La independencia no se va a producir", contestó categórico, a lo que el público respondió con un sonoro aplauso. "Sería malo para los catalanes y el resto de los españoles", aclaró.

Voluntad política

El futuro de la Unión Europea, la situación del euro y la política del Eurogrupo también despertaron el interés de los asistentes. "El Parlamento Europeo es fundamental y cada vez tiene más influencia sobre lo que ocurre en España", respondió a una pregunta sobre las próximas elecciones europeas. "Los populismos son extremadamente peligrosos", advirtió, antes de destacar que un parlamento lleno de euroescépticos sería un verdadero problema. Además, la Unión Europea prueba que "no todo es economía, también está la voluntad política".

Una de las últimas cuestiones planteadas se refirió al acuerdo de libre comercio que negocian Europa y Estados Unidos. El Ministro reconoció avances, aunque confesó que, "en contra de lo que pueda parecer, los americanos son más proteccionistas que Europa, que es más librecambista".

Después del extenso turno de preguntas, De Guindos admitió que los estudiantes le habían puesto en más aprietos que sus interpelantes en la sesión de control al Gobierno, de la que acabada de salir en el Congreso. "Desde luego, las preguntas han sido más variadas", comentó divertido.

Cerró el acto el Rector, que quiso acordarse "de la gente que lo está pasando francamente mal", una preocupación que tenemos en la universidad, pero que seguro que también tiene el Ministro, afirmó. Martínez habló de la importancia de la credibilidad, una virtud que alabó en el político. "La imagen tiene que corresponder con la verdad, el fondo y la sustancia de las instituciones", dijo. También destacó la búsqueda de conocimiento y de verdad que caracteriza a los alumnos de Comillas ICAI-ICADE, que habían hecho gala de su pensamiento crítico durante el acto.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.