91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Eliza Patterson, profesora en Johns Hopkins University, analizó en Comillas el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Europa

Eliza Patterson WEBDefendiendo una postura totalmente a favor de la firma del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), la estadounidense Eliza Patterson, doctora por Harvard y profesora del Johns Hopkins University, desgranó las razones por las que este tratado de libre comercio sería beneficioso para ambas partes. Entre ellas, que la firma supondría un crecimiento de ambas economías, un incremento salarial para los trabajadores, un aumento del comercio y de los beneficios empresariales, y una subida del empleo a ambos lados del Atlántico, aunque avisó que “muchos también perderán sus empleos, pero la solución no es detener el comercio, sino que los diferentes países busquen soluciones a ello”.

Patterson reveló durante la Tribuna Internacional The Importance of the TTIP: an Opportunity for the EU and the US, celebrada en la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales,  que el tratado se basa en tres pilares importantes: la creación de un mercado único, la implantación de una regulación única para los productos de ambos mercados y el desarrollo sostenible. “El acuerdo está diseñado para facilitar las inversiones europeas en Estados Unidos y ningún gobierno podrá expropiar negocios o empresas”, argumentó Patterson, quien se refirió también a la regulación de los bienes: “Las regulaciones serán similares a un lado y otro del Atlántico. Si las regulaciones son iguales servirán de ejemplo para que las adopten en todo el mundo”, vaticinó. Esto significaría que el acuerdo podría lograr, de manera indirecta, la creación de un mercado único mundial, en el que Europa y Estados Unidos establecerían las reglas.

Respecto a la sostenibilidad, “la idea es que Estados Unidos y Europa trabajen juntos para desarrollar estándares medioambientales”, bajo el compromiso de “no rebajarlos para favorecer la inversión en detrimento del otro”, avisó Patterson. Según la experta de Johns Hopkins, aunque el acuerdo incrementará el comercio entre ambas zonas comerciales, sigue habiendo reticencias, por lo que se siguen debatiendo los contenidos.

Para Patterson, tras las elecciones en Estados Unidos se dará un impulso definitivo al tratado, que también depende de los calendarios electorales y los intereses de los diferentes países de la Unión Europea. “En Francia, por ejemplo, Hollande sufre bajas cotas de popularidad que le obligan a estar en contra para ganar votos”, dijo la norteamericana. En clave doméstica americana, “los candidatos están siendo muy proteccionistas en las elecciones, pero tanto Clinton como Trump ambos están a favor del libre comercio”, dijo Patterson, quien dijo que Clinton, la más que probable vencedora, “aprobaría el TTIP porque está convencida de los beneficios económicos de los acuerdos de comercio”.

Respecto al secretismo de las negociaciones, Patterson negó la falta de transparencia, aunque admitió que se conocen más datos en Europa que en Estados Unidos y, justificó que se debe negociar en secreto. Aun así, predijo que “la agitación generada en torno al acuerdo puede retrasar su firma, pero no acabará con él”.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.