91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • YouTube

ico intranet 

Aprender trabajando antes de emprender, entender el fracaso como un tropiezo que se supera y consolidar el proyecto son algunas conclusiones del encuentro

Innovación y emprendimiento en EE UU-001Del mismo modo que dedicarse al emprendimiento empresarial nada más terminar los estudios puede no ser una buena idea, lanzarse al mercado estadounidense requiere un tiempo de experiencia, maduración y solidez del negocio. Estas propuestas, entre otras, surgieron durante la jornada "Innovación y emprendimiento en Estados Unidos", organizada por el Servicio de Relaciones Internacionales y la Unidad de Emprendedores de la universidad.


Tras la apertura del acto, a cargo del Vicerrector de Investigación e Internacionalización, Pedro Linares, el Director de Programas de Comillas en los Estados Unidos, José Herrero, presentó los cursos Inside desde la perspectiva del desarrollo del espíritu emprendedor y de las posibilidades que ofrecen para tomar contacto con instituciones y empresarios norteamericanos.


Tras manifestar que casi el 70 por ciento de los españoles cree que el Gobierno debe intervenir para que nadie pase necesidades, frente a más de la mitad de los norteamericanos para los que el destino debe estar bajo el control de los individuos, Matthew Boland, Agregado de Asuntos Culturales de la Embajada de los Estados Unidos en Madrid, presentó el programa You®Company.


El propósito de esta iniciativa es transmitir que la empresa es un elemento innovador y creador de empleo, a través de una serie de videos que muestran los testimonios de emprendedores, tanto españoles como norteamericanos, que explican sus experiencias personales. Estos videos, producidos por la Embajada norteamericana y alojados en su web, pretenden transmitir, a una audiencia joven, cuatro de los valores más característicos del emprendimiento: motivación, innovación, fracaso y pensamiento crítico, y responsabilidad social corporativa.


Entre otras sugerencias que aparecen en estos videos figuran las de no implicar a los padres en los proyectos, escuchar mucho a quienes pueden ayudar y aconsejar en los comienzos y moverse en red para mantener el mayor número de contactos posible y contar con ayudas, opciones de empleo o disminución de riesgos.
A continuación, Mar Castro, Subdirectora de Nuevos Proyectos del ICEX España Exportación e Inversiones y responsable del Spain Tech Center, de San Francisco, afirmó que hay que desmitificar la moda de emprender como fórmula de aplicación inmediata nada más acabar la carrera. A veces, señaló, hay que empezar trabajando en una empresa y aprender. El fracaso, añadió, debe entenderse como un tropiezo del que se puede recuperar uno y volver a empezar. Otro elemento sustancial, si se quiere salir al exterior, es hablar inglés de manera fluida para poder entenderse en materia de negocios.


El Spain Tech Center, semejante al que tienen otros países, sirve desde hace dos años y medio como plataforma para favorecer la salida de las empresas tecnológicas españolas en California. El camino es difícil, apuntó Castro, y hay que ir muy preparados. No es un mercado para todo el mundo, porque están allí las mejores empresas de todas las naciones. Los principales problemas de los emprendedores españoles son, según la ponente, los derivados de la falta de medios financieros y de que no somos tan buenos vendedores como los americanos, "que aprenden a vender limonada en los colegios y tienen gran confianza en sí mismos", agregó.


Innovación y emprendimiento en EE UU-007Una de las dificultades de los emprendedores españoles es su excesivo sentido del ridículo, por lo que hay que prepararse mucho en el campo de la comunicación para aprender a vender y a exponer los productos y los valores de las ideas. Esta es, subrayó Castro, una tarea pendiente en muchas universidades españolas. Antes de terminar, la representante del ICEX aconsejó a los empresarios que vayan a Estados Unidos a aprender cómo hacer sus empresas más competitivas.


La jornada se cerró con una mesa redonda sobre experiencias españolas de emprendimiento en Estados Unidos, moderada por Florencio Bueno, Director de la Unidad de Emprendedores de Comillas. Los cuatro participantes expusieron sus respectivos modelos de negocio y aportaron detalles sobre sus procesos de interacción, promoción, funcionamiento, sistemas y productos.


Javier Solsona Piera, Vicepresidente de Gowes, señaló que en España no hay cultura de inversión, salvo que se haga en grandes empresas, ni tampoco se fomenta fiscalmente invertir en emprendedores. Y agregó que los inversores estadounidenses preguntan si se tiene voluntad de continuar en los Estados Unidos. En caso afirmativo, si el modelo de negocio les gusta y demuestras que tu producto se vende, te financian.


Según Koldo García, cofundador y CEO de The MadVideo, vivir en San Francisco, formarse allí y ser alumno de una universidad americana da ventaja competitiva frente a las empresas que llegan de fuera. Por otra parte, hay que medir muy bien el momento oportuno para desembarcar en Estados Unidos: hay que tener producto, experiencia de clientes en España, madurar la idea y alcanzar solidez empresarial.


Lo primero que te preguntan es quién eres, afirmó Jon Olega, CEO y fundador de etceter; y la segunda pregunta que te hacen al llegar es cuánta financiación has recibido en tu país, "porque si aquí no confían en ti, allí lo van a hacer menos".


Por su parte, Álvaro Sanmartín Cid, CEO de Floqq, destacó que había sido de gran ayuda ir de la mano de una de las incubadoras más importantes del mundo para entrar en Silicon Valley.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.