91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Fue fundador y Director del Instituto de Investigación sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería

EnriqueMenendez

El jesuita Enrique Menéndez Ureña falleció en Salamanca el 19 de agosto de 2014, a los 76 años. Menéndez, que fue profesor de Comillas durante más de 30 años, fundó el Instituto sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería en 1993 y lo dirigió hasta 2009, año de su jubilación.

Nacido en Gijón, ingresó en el noviciado de Salamanca en 1956 fue ordenado en León en 1969 e hizo los últimos votos en 1980. Se licenció en Filosofía (Facultad de San Cugat del Vallés, 1960-62), en Económicas (Complutense, 1962-64, y Central de
Barcelona, 1964-65) y en Teología (Facultad de Sankt Georgen, Frankfurt am Main,
1966-70), y en 1978 comenzó su tarea de profesor e investigador en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE. En 1993 fundó el Instituto sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería, junto con Pedro Álvarez Lázaro, SJ, con el objetivo de investigar, formar investigadores, publicar investigaciones, organizar actividades de extensión universitaria y colaborar con otras instituciones, así como desarrollar su labor en los campos de la filosofía, la educación, la historia, la economía, la política y la teología. El instituto continúa hoy su actividad reconvertido en grupo de investigación.

Menéndez fue autor de cerca de treinta publicaciones, entre ellas varios libros y numerosas colaboraciones en obras colectivas y artículos científicos. En su producción destacan Krause, educador de la humanidad. Una biografía, publicado en 1991 y presentado en la universidad en un acto presidido por el entonces Ministro de Educación y Ciencia, Javier Solana; Cincuenta cartas inéditas entre Sanz del Río y krausistas alemanes (1844-1869) o El "Ideal de la humanidad" de Sanz del Río y su original alemán: textos comparados con una introducción.

"A la gran capacidad de trabajo y honestidad intelectual que poseía, deben añadirse su sencillez y cordialidad de trato, su integridad moral y su acendrado sentido de la justicia y de la lealtad. Enrique cumplió escrupulosamente con lo que el papa León XIII pedía a los intelectuales católicos: 'Es necesario esforzarse enérgicamente para refutar las mentiras y las falsedades recurriendo a las fuentes. Sobre todo es necesario tener presente en el espíritu que la primera ley de la Historia es no atreverse a mentir; y la segunda atreverse a decir la verdad'", asegura el que fuera su compañero y amigo, Álvarez Lázaro. 

Lee la necrológica del P. Enrique Menéndez Ureña, SJ, escrita por Pedro Álvarez Lázaro, SJ. 



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.