91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Se suspende la inscripción de una escritura de elevación a público de acuerdos sociales de escisión de una sociedad anónima por apreciar los siguientes defectos: i) pese a tratarse de una escisión comprendida en el supuesto previsto en el art. 78 bis LME, resulta necesaria la intervención de experto independiente por cuanto las sociedades beneficiarias son sociedades anónimas; ii) la manifestación acerca del cumplimiento del deber de información recogido en el art. 39 LME, en los términos que se expresan en el documento, resulta incompleta por cuanto sólo se refiere a los socios; iii) no cabe que el capital social de las sociedades beneficiarias se haya desembolsado mediante aportaciones dinerarias, sin perjuicio de que, adicionalmente, los socios puedan realizar aportaciones dinerarias a la sociedad a cambio de las correspondientes acciones; iv) en relación a la creación de una sucursal en Polonia, no resulta del documento la mayoría de edad de los representantes de la sucursal; v) la fecha contable no es la fecha de inicio de operaciones de las sociedad; vi) en el proyecto incorporado no se aprecia la información sobre la valoración del activo y pasivo del patrimonio que se transmite ni la de la fecha de las cuentas de la sociedad escindida que se ha utilizado para establecer las condiciones en que se realiza la fusión; y vii) debe indicarse el valor de cada uno de los activos que son traspasados a las sociedades beneficiarias, indicando también la valoración en su conjunto de cada una de las unidades económicas traspasadas a cada sociedad.

La DGRN desestima parcialmente el recurso al entender, en cuanto al primer defecto, que cuando las sociedades que participen en la escisión sean anónimas, el informe que sobre el proyecto debe emitir el experto independiente nombrado por el registrador mercantil tiene un doble contenido: por una parte, el relativo a los aspectos propios de esa específica operación de modificación estructural de la sociedad y, por otra parte, la manifestación sobre el hecho de que el patrimonio transmitido por la sociedad que se extingue a cada una de las sociedades beneficiarias sea igual, por lo menos, a la cifra del capital social respectivo de éstas.

Por lo que respecta al segundo de los defectos, se establece que el deber de información recogido en el art. 39 LME ha de ser cumplido, no sólo respecto de los socios, como se expresa en la escritura, sino también respecto de los representantes de los trabajadores.

En cuanto al tercer defecto, la DGRN establece que la aportación se hace no sólo en interés de la sociedad para integrar su propio patrimonio, sino también en interés de los acreedores, que tienen su garantía en la cifra de capital social de la compañía, el cual, como fondo de responsabilidad que es, debe tener una correspondencia mínima con las aportaciones realmente hechas, integrantes del patrimonio social.

Sobre el cuarto defecto, es aplicable la norma contenida en el art. 38.1.3º RRM, que exige la constancia de la mayoría de edad de las personas físicas cuya identidad deba constar en la inscripción. En relación al quinto, el registrador considera que la fecha de retroacción contable sólo puede ser la fecha de inicio del ejercicio por tratarse de una escisión entre empresas del grupo.

La DGRN revoca la calificación en cuanto a los defectos sexto y séptimo.

Para acceder al documento:
http://www.boe.es/boe/dias/2014/11/12/pdfs/BOE-A-2014-11695.pdf

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.