91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

En este supuesto, una sociedad pretende el depósito de cuentas de determinado ejercicio, de cuyo informe de auditoría, realizado por auditor de cuentas nombrado por el Registrador mercantil al amparo del art. 265.2 LSC, resulta que las cuentas auditadas no expresan la imagen fiel del patrimonio de la situación financiera de la sociedad.

La DGRN es tajante al confirmar la validez de la negativa del Registrador al depósito por considerar que cumplir con las normas técnicas de actuación, auditando las cuentas, no es suficiente para el depósito de éstas, ya que no todo informe es apto para dar por cumplido el mandato legal del art. 268 LSC. Tampoco es relevante a estos efectos que hayan sido aprobadas por la junta general.

Así, el Centro Directivo desestima el recurso al entender que para determinar si procede el depósito de cuentas de una sociedad obligada a auditarse es preciso analizar si con el informe aportado se cumple o no con la finalidad prevista por la legislación de sociedades y si con él se respetan debidamente los derechos del socio cuando se ha instado su realización. En este supuesto el Registrador no revisa la actuación del auditor ni hace valoración alguna del contenido de las cuentas presentadas ni del contenido del informe de auditoría. El Registrador se ha limitado, en el ámbito de su competencia, a determinar si como consecuencia del contenido del informe de verificación procede o no el depósito de las cuentas presentadas.

Para acceder al documento:
http://www.boe.es/boe/dias/2014/10/06/pdfs/BOE-A-2014-10123.pdf

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.