91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

15 de noviembre, 2016

Las autoridades kenianas están coaccionando a los refugiados del campo de Dadaab para que regresen a Somalia, país del que ya ha huido un millón de personas a causa del conflicto armado. Se trata del campo de refugiados más grande del mundo, con más de 280.000 personas -la mayoría somalíes, unos 260.000-, y el gobierno de Kenia ha anunciado su cierre en mayo alegando problemas de seguridad y económicos, así como la falta de apoyo de la comunidad internacional.cambpo dadaab

Apenas el 25% de los refugiados somalíes quiere regresar a su país de origen, según un estudio realizado por ACNUR entre julio y agosto, debido a la inseguridad y a la falta de servicios básicos; sin embargo, ninguno ha recibido alternativa. La mayoría de ellos ha denunciado amenazas para regresar por parte de las autoridades kenianas, quienes se muestran menos tolerantes con los refugiados a raíz de varios atentados de Al Shabaab, un movimiento yihadista somalí.

“Los refugiados están entre la espada y la pared” ha dicho Michelle Kagari, directora adjunta de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos. “Las autoridades del gobierno kenianas les dicen que deben marcharse antes de fin de mes o los obligarán a hacerlo sin ninguna ayuda”. Explica, además, que estas acciones contradicen la garantía del gobierno keniano a la comunidad internacional de que todas las repatriaciones de refugiados son voluntarias y se llevan a cabo en condiciones de seguridad y dignidad.

Somalia sufre un conflicto de más de veinte años en el que se han producido graves violaciones de los derechos humanos y la destrucción de servicios e infraestructuras básicas por parte de las fuerzas del gobierno y los extremistas de Al Shabaab. Kenia, por su parte, es uno de los 10 países que acogen a más de la mitad de los 21 millones de refugiados del mundo (más de 500.000), y, de ellos, 330.000 son somalíes. Sin embargo, se queja del poco apoyo recibido por parte de la comunidad internacional: a 31 de octubre de 2016 sólo se había recaudado el 38% de los 272 millones de dólares estadounidenses solicitados por ACNUR para el país centroafricano.

Fuente: Amnistía Internacional

Imagen: Campo de Dadaab, Kenia. UNHCR/ACNUR Américas



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk